Follow by Email

lunes, 14 de mayo de 2012

Moka


Esta es mi perra Moka. La adoptamos en una veterinaria de Las Juntas. Cuando llegó la pobre estaba tan desnutrida que no se podía ni parar ella solita. Y también deshidratada. Creo que es porque como era la más pequeña de la camda, sus hermanitos se comían toda la comida, y a ella no le dejaban, porque comida y agua si había en la jaula donde los tenían. Total que tan mal andaba que le tuvimos que hacer de emergencia un sueter de un calcetín (sí, así de pequeñita estaba), porque no tenía grasa corporal y no se podía mantener caliente. Le gustaba dormir en el cuello de Mario. 
Aquí está un par de días después que llegó. Ya jugaba un poquito más. Dormía un montón, y eso desesperaba a Frida. La muy malosa la empujaba con la patita hasta que despertaba para jugar con ella. Y era muy gracioso cuando Moka intentaba rascarse detrás de las orejas, levantaba su patita de atrás y se iba de lado, hasta que se caía en su camita. 
En esta ya está un poco más grandecita; le encantaba estar pegada con alguien, ya fuera Mario, Frida o yo. Ahora ya no se nos pega tanto. 

 Y aquí está durmiendo en la camita de Frida. 


Y esta es una de las últimas veces que se acostó ahí. Y no se dejó de acostar en la camita, lo que pasó es que un día le dió por morder el hule espuma y acabó destrozando la camita. Todavía tenemos el cojin y todavía se echa en él.

Y esta es la otra camita que tiene. En esta cabe mejor. La foto de abajo es cuando tenía como 4 meses.
Y últimamente (desde la última cuetiza) le ha dado por meterse al clóset. Será porque es más fresco o yo que sé. También lo agarra de escondite, cuando la regañamos corre al clóset. Y en la noche se va a dormir ahí. En la mañana ya está sobre mis pies o los de Mario, no sé ni a que hora se sube a la cama. Por lo menos Frida la deja subir, porque por lo general me chillaba a medianoche porque Frida le gruñía cada vez que se intentaba subir, y quería que yo la subiera a la cama. A Mario ni lo molestan, porque ya aprendieron que no les va a hacer caso. El hombre duerme como piedra. 

Eso es todo por ahora, prometo que la siguiente entrada será algo de cocina, jeje.

No hay comentarios: